13 noviembre, 2008

Comienza la aventura


Cuatro semanas atrás me dio un ataque de "manualidatitis", como me da cada temporada. ¿El tema en esta ocasión? Tejido con ganchillo.

Como siempre, lo primero que hice fué buscar en internet algún patrón sencillo, que no acabara com mi paciencia... y descubrí los amigurumis.

Saltando de liga en liga encontré un aparatito muy curioso, para tejer sin agujas (como un telar). Me pareció simpático, lo olvidé, y tejí un amigurumi (si es que se le puede llamar así a mi intento de pulpo multicolor :P)

¡Y hace dos semanas encontré el telar en La Comer! Lo traje a casa, y comencé a investigar cómo se usaba. Debo decir que las instrucciones me parecieron de lo más confusas, por lo que recurrí a mi medio de búsqueda por excelencia: ¡Mr. Google!

Lo que logré investigar de este aparato fué que se llama "loom", "knifty knitter", o bastidor para tejido, y descubrí que hay varios modelos del mismo, además de que se pueden hacer bastantes cosas con él. Pero, lo más importante para mí (por lo menos en ese momento) fue que encontré tutoriales y videos de ejemplo de las puntadas.

¡Y comencé a tejer!

Pastel de dátiles y piloncillo

Probé una receta de internet, pero duplicando los ingredientes, y: ¡El pastel que salió estuvo riquísimo! (Aunque de la mitad de tamaño de l...